menu-icon menu-close-icon
background-header

Té vs. Café

Té vs. Café 

Ambas bebidas nos ayudan a mantenernos despiertos, activos y rejuvenecidos. La mayoría de la gente no puede comenzar su mañana sin una taza de café, y otros tienen dificultades para sobrevivir sin té. Aunque los dos presentan amplias similitudes, también hay diferencias. 

Cafeína vs. Teína 

Ambas son estimulantes, ya que el café contiene cafeína y el té contiene teína, sin embargo, la teína causa menos nerviosismo que la cafeína, puesto que, en una taza de té hay menos cantidad de cafeína que en una taza de café, dado que se necesita menos cantidad de la planta para hacer la bebida. 

Resistencia física 

El té tiene efectos positivos sobre la musculatura y aumenta la resistencia física, cosa que no sucede con el café, por eso, a los deportistas se les recomienda el consumo de té. 

Antioxidantes 

Ambas bebidas tienen propiedades antioxidantes, pero las del té, protegen de los radicales libres y reducen los niveles del colesterol del cuerpo. Sin embargo, los antioxidantes del café regulan los niveles de azúcar en la sangre, además, de tener mayor cantidad de antioxidantes

Hidratación 

El té es una bebida hidratante, por lo que es más recomendable para personas que hacen ejercicio de manera regular. El café no favorece la hidratación. 

Enfermedades 

El consumo de café se asocia con un menor riesgo de padecer Parkinson o Alzheimer, y ambas bebidas reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, sin embargo, la influencia positiva del café sobre el ritmo cardíaco es mayor, siempre y cuando su ingesta sea moderada. El té se asocia con la mejora de problemas inflamatorios y, además, se considera que previene frente a algunos tipos de cáncer, como el de mama, colon, próstata, ovarios, intestinal, etc. 

Estilo de vida 

Según un reciente estudio realizado en Francia y presentado, junto con otros, en el Congreso Cardiovascular ESC Congress 2014, el consumo de tabaco entre los bebedores de café era más habitual que entre los bebedores de té. Además, el café se asocia a personas más activas y nerviosas, mientras que el té se relaciona con personas más tranquilas y de hábitos más saludables.