menu-icon menu-close-icon
background-header

El té es la compañía perfecta, pero… ¿con qué acompañarlo?

Propiedades del té

Té blanco

La mejor forma de descifrar el sabor y empezar a explorar el té blanco, una bebida sutil perfecta para los más conocedores, es por medio de mezclas. Por ejemplo, para jugar con su aroma y sabor, podemos usar fresas, granada, blue berry, coco, piña, entre otra gran variedad.

Para acompañar esta variedad de té, se aconseja maridarlo con fruta y animarse a combinarlo con algo salado como una tostada o un poco de pan con queso suave.

Té verde

Este tipo de té, al ser una bebida no azucarada carece de calorías, proteínas, grasas y carbohidratos. Su riqueza se encuentra en las pequeñas cantidades de nutrientes que se pueden encontrar en cada taza como la vitamina A, C y E, algunas del complejo B, y oligoelementos como manganeso, flúor, zinc y cobre.

Las mezclas más comunes suelen ser con menta o jazmín ya que son muy amigables además de contener propiedades digestivas. Un postre ideal para disfrutar de un té verde es el cheesecake. Si prefieres acompañarlo con algo salado, puede ser con una porción de queso y pequeños pasabocas a media mañana o a la hora del almuerzo con un pescado blanco y hasta un salmón.

Té azul

Se ubica justo en el punto medio entre el té verde y el té negro. Es muy fino y de producción delicada, también se le conoce como té oolong.

Es un té en extremo aromático, parece mezclado con flores, una bebida que viene muy bien con camarones o almejas. Si buscas combinarlo con algo dulce puedes hacerlo con frutas como duraznos, manzanas y peras.

Té negro

De aroma maltoso con notas dulces, cuando se infusiona más de lo recomendado, su sabor se torna más amargo y puede perder la sensación refrescante.  

Se puede maridar muy bien con cortes de carne, aunque se acostumbra también hacerlo con postres. La leche y el azúcar realzan su sabor, pero date el gusto primero de probarlo sin añadir nada para que sientas la diferencia.

Té rojo

Este té es una maravillosa bebida depurativa y desintoxicante. Ayuda a limpiar la sangre y el hígado, también se dice que ayuda ligeramente con la depresión y el mal humor.

El pu-erh es un té más concentrado que los demás. Su sabor y aroma son fuertes, con notas de tierra mojada, tabaco y cuero. Es recomendable acompañarlo con chocolate picante; sin embargo, hay que estar preparado para recibirlo en el paladar, de lo contrario, es probable que su sabor te tome por sorpresa.